Schindele's Mineralien

Schindele's Mineralien

Considerado único en el mundo, es un producto con una composición tan rica en minerales, que le confieren unas propiedades espectaculares de beneficios para la salud humana.

Lo encontrarás en nuestra tienda L’Herbadiet presentado en dos formatos: en polvo o en cápsulas.

Mineralien 400gr

Schindele's Mineralien

400g. en polvo

35,00€

Mineralien 500g

Schindele's Mineralien

500 cápsulas

40,00€

Para más información, ver el PDF

Schindele's Mineralien

Un poco de historia

En la primavera de 1981, en los alrededores de Melk en Austria, se descubrió un yacimiento mineral que contiene: 30% de feldespato alcalino, 20-30% de plagioclasa, 20-30% de cuarzo, 15-20% de biotita y 5-10% de distena, granate, silimanita, mena, zirconio y rutilo. Hasta ahora no se ha encontrado en ninguna otra parte del mundo un yacimiento similar. Los 26 minerales definidos poseen una transformación retrógrada de la red cristalina atómica con metales de transición y retrogradación a feldespato alcalino.

En la sociedad actual y con nuestro ritmo de vida estamos sometidos a una excesiva contaminación ambiental y estrés que comporta que adquiramos malos hábitos alimentarios e ingiramos sustancias nocivas para nuestro organismo. Por otra parte, la tierra de cultivos por abusos tanto de sustancias químicas como por sobreexplotación, está empobrecida y no nos aporta los nutrientes necesarios.

La falta de algunos nutrientes esenciales puede perturbar nuestro equilibrio y reducir la capacidad de resistencia al estrés y al mantenimiento del ritmo diario. Las investigaciones realizadas por el equipo de Hamaker-Cooperation Internattional sobre la composición de los alimentos dieron unos resultados sorprendentes constatando que el contenido en vitaminas y albúminas de las plantas se ha reducido drásticamente.

Por ello es necesario tomar complementos, como “Mineralien”, que nos proporcionen los minerales y oligoelementos que necesitamos.

Video corporativo Schindele’s Mineralien. En inglés.

Composición

Componentes

Silicio

Es un elemento esencial para la vida. Es esencial porque el organismo lo necesita y no es capaz de sintetizarlo por si mismo. El silicio desempeña múltiples funciones en nuestro cuerpo.

La más importante de todas es sin duda su participación en la formación, elasticidad y refuerzo del tejido conjuntivo y su influencia en la estructura de la piel, cabello y uñas.

Es una sustancia básica y nutritiva para el tejido de sostén, los huesos, los cartílagos a los que proporciona elasticidad, los refuerza y fomenta su formación.

Estimula el sistema inmunológico, ayuda en los transtornos digestivos, previene inflamaciones de la mucosa bucal y de las encías, y participa en la formación de los dientes.

Potasio

El potasio es el catión mayoritario del líquido intracelular del organismo humano. Participa en el mantenimiento del equilibrio normal del agua: el equilibrio osmótico entre las celúlas y el equilibrio ácido-base del organismo.

Se usa como vehículo de oxígeno además del hierro. El potasio puede ser almacenado en el cuerpo durante sólo 8 horas, y por lo tanto debe ser aportado con la alimentación, y si esto no es posible, mediante un aporte de complementos que contengan potasio.

Interviene en la regulación de la actividad neuromuscular (contracción muscular).

El potasio promueve el desarrollo celular y en parte es almacenado a nivel muscular, por lo tanto, si el múscula está siendo formado (periodos de crecimiento y desarrollo) un adecuado abastecimiento de potasio es esencial.

En equilibrio con el calcio y el magnesio, el potasio contribuye a la regularización de todas las funciones celulares y especialmente la excitabilidad del corazón, del sistema nervioso y del sistema muscular.

Es indispensable para el movimiento del miocardio y activa los sistemas enzimáticos.

Los síntomas de deficiencia de potasio son: debilidad muscular, fatiga, astenia, calambres. A nivel gastrointestinal: íleo, estreñimiento, falta de apetito. A nivel cardíaco: anormalidades en el electrocardiograma y arritmias.

Las manifestaciones clínicas que aparecen en niveles altos de potasio (por encima 6,5 meq/L) son: a nivel cardiovascular (cambios en el electrocardiograma, arritmias ventriculares, paro cardíaco), a nivel neuromuscular (parestesias, debilidad y fallo respiratorio) y a nivel gastrointestinal (náuseas y vómitos).

Calcio

El calcio es también un mineral importante para nuestro organismo. Su función principal es que interviene en la formación y el mantenimiento del sistema óseos y de los dientes.

Otras funciones metabólicas importantes: actúa como estabilizador de las membranas (afecta al transporte celular), actúa como mediador intracelular cómo segundo mensajero ya que interviene en la contracción muscular, implicado en la regularización de ciertos enzimas quinasas, es indispensable su presencia en la transmisión nerviosa y en la regulación de los latidos cardíacos.

Hierro

Aunque se encuentra en pequeñas cantidades en nuestro organismo es de vital importancia ya que es necesario para lograr una adecuada oxigenación tisular y para el metabolismo de la mayor parte de las células.

Es indispensable para el transporte de oxígeno por la sangre hacia los tejidos, en especial al miocardio y al cerebro.

Forma parte de la estructura de distintos enzimas, entre los cuáles se encuentra la catalasa que interviene en la producción de radicales libres.

Hay distintas proteínas que contienen el grupo hemo (hierro) en su estructura, como la hemogoblina: transporta oxígeno y la mioglobina: lo almacena.

Un déficit de hierro puede provocar: anemia, fatiga, bajo rendimiento, inapetencia, debilidad muscular, etc.

Los niños y las mujeres durante la menstruación y el embarazo necesitan un mayor aporte de hierro.

Las personas que presentan déficit de hierro son también más propensas a las infecciones.

Magnesio

El magnesio es un elemento esencial para el organismo. Se encuentra mayoritariamente en los huesos y sus iones juegan papeles de gran importancia en la actividad de muchos coenzimas y en reacciones que dependen del ATP. También ejerce un papel estructural, ya que el ión de Mg2+ tiene una función estabilizadora de la estructura de cadenas de ADN y ARN. Interviene en la formación de neurotransmisores y neuromoduladores, repolarización de las neuronas, relajación muscular (siendo muy importante su acción en el músculo cardíaco).

La pérdida de magnesio se debe a diversas causas, en especial cuando el individuo se encuentra en circunstancias de estrés físico o mental. A mayor estrés, mayor es la pérdida de magnesio en el organismo.

La falta de magnesio en el organismo produce:
palpitaciones, trastornos circulatorios, calambres en las piernas por las noches, coágulos de sangre que pueden conducir a trombosis y a infartos.

Las mujeres que siguen un tratamiento de adelgazamiento normalmente padecen de falta de magnesio. Si no hay un aporte adicional de magnesio la pérdida de peso provoca una aceleración en el proceso de envejecimiento.

Zinc

El zinc interviene en el metabolismo de proteínas y ácidos nucleicos, estimula la actividad de aproximadamente 100 enzimas, participa en el buen funcionamiento del sistema inmunológico, es necesario para la cicatrización de las heridas, interviene en la percepción del gusto y el olfato y en la síntesis del ADN.

La deficiencia de zinc puede producir retraso en el crecimiento, pérdida del cabello, diarrea, impotencia, lesiones oculares y de piel, pérdida de apetito, pérdida de peso, tardanza en la cicatrización de las heridas y anomalías en el sentido del olfato.

Las causas que pueden provocar una deficiencia de zinc son la deficiente ingesta y la mala absorción del mineral o por su excesiva eliminación debido a desórdenes digestivos.

El exceso de zinc se ha asociado con bajos niveles de cobre, alteraciones en la función del hierro y disminución de la función inmunológica.

Cromo

El cromo participa en el metabolismo de los lípidos y en de los hidratos de carbono.

Se ha observado que puede participar en la potenciación de la acción de la insulina.

Cobalto

El cobalto es un componente de la vitamina B12 y su déficit produce anemia.

Otros oligoelementos

Niquel: es necesario para la hidrólisis de la urea.
Estaño: es necesario para la secreción de enzimas digestivos.
Aluminio: es necesario para la digestión.
Molibdeno su deficit provoca alteraciones en la oxidación de purina y en la síntesis de ácidos grasos e hidratos de carbono.

Además también necesitamos cantidades mínimas de: Estroncio, Bario, Plata, Plomo, Cadmio, Rubidio, Antimonio, Azufre, Fluor, Titanio entre otros oligoelementos, para garantizar un buen funcionamiento de nuestro organismo.